EL BEBE DE 0 A TRES AÑOS Y LA MÚSICA

La estimulación temprana debemos entenderla como una manera de ayudar al bebé en el descubrimiento de su propio mundo, guiándolo y apoyándolo, tratando de no corregirlo ni dirigirlo demasiado, sino ofreciéndole la mayor cantidad de oportunidades para que él haga sus propios descubrimientos. 

Esto requiere de una cuidadosa observación de los comportamientos y reacciones del niño de parte del adulto, (papá, mamá, profesora o quien esté a su cuidado) quien deberá actuar con mucho respeto hacia el bebé. Este respeto debe mostrarse no tanto en palabras sino en actitudes. Pensamos que una actitud equivocada del padre o adulto frente al bebé antes de que él llegue a la autoconciencia puede coartar su libertad de pensamiento, discernimiento y creatividad, interrumpiendo su proceso de descubrimiento. El bebé se condicionará entonces a las instrucciones del adulto y no usará su imaginación perdiéndose así de mostrarnos su verdadera esencia.

El adulto que acompaña al bebé en su desarrollo debe estar muy conciente de aprovechar cada instante del niño para ir descubriendo y apoyando sus reacciones aún si estas no son las que el adulto esperaba. Por ejemplo, muchos padres o madres se avergüenzan cuando su bebé hace algo diferente de los que ellos esperan que debe hacer y quieren corregirlo, manipulando sus movimiento. Tenemos que pensar que el niño está en una búsqueda, dejémoslo, apoyémoslo, sigámoslo.  ¿Agarró el tambor al revés? ¡Claro! El quiere saber cómo es por el otro lado, démosle  tiempo para descubrirlo; poco a poco él lo tomará como los otros bebés y tocarlo de esa forma es parte de su proceso de descubrir y explorar el instrumento. ¿Está chupando la baqueta?  ¡Está bien! Es su forma de conocerla, poco a poco la usará para tocar, sólo hay que preocuparse por tener las cosas limpias.

No es el momento de presiones, debemos dar mucha libertad. No es el momento de resultados; cuando más prolonguemos el proceso más desarrollará el bebé su imaginación, inteligencia, el orden de su pensamiento, su autoconciencia, su autocontrol y su seguridad.

En nuestra experiencia de trabajar con esta maravillosa edad nos vamos dando cuenta de lo bien que se siente un niño cuando es aceptado tal como es; de ahí parte su seguridad. En nuestro programa hemos tenido récord de asistencia. Los bebés que sienten el cariño y el apoyo de sus padres crecen muy sanos, y se enferman menos que otros niños (se ha descubierto que la tensión baja las defensas de los bebés dejándolos expuestos a cualquier enfermedad). El vínculo papá-mamá-bebé, incrementa la inmunidad del bebé.

Mucho cariño, mucha sonrisa, mucho contacto físico y visual, mucho respeto y sin presiones iremos obteniendo logros increíbles. Paso a paso y entre juego y juego nuestro bebé irá avanzando en su proceso de desarrollo.

El niño se encuentra en un período de creación, bastará con abrirle la puerta y hacerlo avanzar por un camino lleno de alegría y amor, seguridad y calma.

La música ejerce un efecto mágico en el niño. Su memoria y concentración mejoran de inmediato y la melodía ayuda muchísimo al desarrollo del lenguaje. Su percepción auditiva se desarrolla mucho, los ritmos y sus subdivisiones establecen conexiones para el pensamiento matemático y el movimiento ayuda a la coordinación motora. Queremos examinar aquí no solamente cómo las habilidades musicales mejoran otras capacidades, sino, también cómo el desarrollo de las habilidades musicales mejora el comportamiento, la creatividad, la percepción del niño, y fortalece la confianza, la habilidad de adaptación, y la memoria a través de rimas.

El oído y el movimiento están desarrollados antes de que el bebé nazca, es por eso que se debe comenzar por los sentidos más desarrollados. El movimiento deberá siempre estar muy unido a la música, aún para los bebés más pequeños que estarán moviéndose cargados por su mamá o papá. Cantos y rimas nunca deben estar separados de movimiento, los temas son los de su ambiente, plantas y animales. El niño cantará y se moverá e irá acumulando experiencias hasta que de repente cantará. La secuencia de canciones será cambiada a los dos meses, pero no bruscamente, pues los bebés tienen sus canciones favoritas que quieren seguir cantando.

Cada bebé trae al mundo un mensaje diferente y especial, dejémoslos expresarse a su manera. En esta etapa el bebé tiene su esencia a flor de piel, descubrámosla, hagamos que se sientan felices. En la medida en que fortalezcamos su personalidad, esa esencia permanecerá con ellos toda la vida, así que cuando lleguen a la edad escolar no se dejarán inhibir por nadie porque estarán bien consigo mismos y podrán relacionarse bien con los demás.

Los profesores tenemos una doble tarea en esta etapa. Una es la educación de los padres para hacerles ver la importancia de estos años, y que ellos son los mejores maestros para sus bebés, porque sin su amor y apoyo nuestro trabajo no valdría para nada. La otra es nuestra permanente investigación para mejorar nuestro trabajo con los bebés  teniendo un cuidadoso seguimiento y estando muy alertas para corregir cualquier error.

En conclusión en esta etapa no interesa cuántas cosas aprende el bebé, sino cómo desarrolla su potencial a través de la estimulación de su maestra y sus padres a través de la música, el movimiento, los juegos y el apoyo y el seguimiento constante de sus padres. Para educar al niño de una manera distinta hay que educar al adulto. El vínculo que se forma entre los bebés y su mamá y papá a través de este trabajo será la clave del éxito para el futuro de nuestros niños.

Para terminar citaré una frase de nuestro querido maestro Suzuki:

“El proceso es más importante que el resultado fin

Suzuki

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Compartir por:

Más noticias

1 abril 2022

Programa Hola Bebé – REPORTAJE EN TV GUATEMALA

Presentamos un reportaje realizado en el Centro de Desarrollo Artístico Infantil en Guatemala, donde conoceremos la importancia del método Suzuki.
Copyright© 2021 Holabebe.pe, Todos los derechos reservados
Diseñado por SECUAZ.pe